Elegir un color para materializar una idea requiere de una ardua tarea. Para animarnos, comenzamos por determinar los espacios que van a llamar nuestra atención y aquellas zonas que queremos resaltar, ya sea por su diseño o composición. Una tendencia actual y muy interesante para cambiar el aspecto de tu habitación es pintarla usando dos colores. Una gran idea es pintar la pared de la cabecera de la cama en el dormitorio, generalmente porque es la que va a influir en la decoración y es la más fácil de imaginar, un toque de color estimula, transforma, decora. De esta forma salimos de lo clásico, y es sencillo, le damos un toque de originalidad a este espacio tan especial, el área para el descanso. Partiendo de un color llamativo, intenso, con paredes claras, creamos una atmosfera atractiva y jovial.